El petróleo, al alza a la espera de las elecciones de EE.UU.

Los precios del petróleo han subido durante la jornada de negociación de este martes en Europa, ampliando las ganancias de la jornada anterior, pues los actores del mercado se posicionan a favor de la victoria de Hillary Clinton en las elecciones a la presidencia de Estados Unidos.
El petróleo del New York Mercantile Exchange para entrega en diciembre se apuntó un alza del 0,58% o 26 centavos y se negoció a 45,15 USD por barril a las 4:10, hora de la costa este (las 10:10 en España). El contrato se había disparado un 1,86% u 82 centavos el lunes.
Por otra parte, en el ICE Futures Exchange de Londres, el petróleo Brent para entrega en enero se negoció a 46,55 USD por barril, con un avance del 0,85% o 40 centavos. Los precios se dispararon durante la jornada anterior un 1,25% o 57 centavos.
Las muy esperadas elecciones presidenciales de Estados Unidos se celebran este martes. Los resultados de las primeras encuestas, que sirven como predicciones, se conocerán este martes por la noche en torno a las 19:00, hora de la costa este (Ia 1:00 de la madrugada en España). Los resultados se anunciarán estado por estado.
Si los resultados son claros, las cadenas de televisión los anunciarán sobre las 23:00 (las 5:00 de la madrigada en España).
Los mercados financieros se vieron zarandeados la semana pasada ante los indicios acerca de que la carrera hacia la presidencia de Estados Unidos entre la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump estaba cada vez más reñida.
Sin embargo, las expectativas de victoria de Clinton han aumentado después de que el director del FBI, James Comey, informara este fin de semana al Congreso de que no habían “cambiado sus conclusiones” sobre el uso del servidor de correo electrónico privado de la candidata demócrata.
Según el Proyecto Estado de la Nación de Reuters/Ipsos, la demócrata Hillary Clinton tiene en torno a un 90% de probabilidades de derrotar a su rival republicano Donald Trump en su carrera hacia la Casa Blanca.
Los mercados tienden a ver a Clinton como la candidata del status quo, y las noticias que favorecen su causa suelen impulsar el interés por las inversiones de riesgo.
Mientras, los traders del petróleo seguían sopesando las perspectivas en cuanto a una producción coordinada entre los principales productores de petróleo del mundo.
La OPEP llegó a un acuerdo el pasado septiembre en Argelia para limitar la producción hasta un rango de entre 32,5 y 33,0 millones de barriles al día. Sin embargo, el grupo petrolero de 14 miembros ha declarado que va a esperar hasta la reunión oficial que se celebra en Viena el próximo 30 de noviembre para anunciar su decisión.
La posibilidad de que los productores puedan salir con las manos vacías tras la próxima reunión enturbia las previsiones después de que Irak, Irán, Nigeria y Libia anunciaran que puede que no participen en el acuerdo de reducción de la producción propuesto. La postura de Rusia no está clara, lo que también alimenta la incertidumbre.