Oro reaviva ante la amenaza de nuevas guerras comerciales

El precio del oro ha visto poca volatilidad en las ultimas dos semanas, manteniendo un rango lateral con tendencia bajista. El optimismo alrededor de los datos manufactureros de China ha hecho que a primera hora de la mañana el metal dorado haya sufrido de nuevo una presión bajista que lo ha llevado a la línea de los 1454 dólares, para luego remontar a media mañana.
Nuevos ataques a la industria exportadora por parte de Donald Trump han hecho que el precio del oro haya visto un repunte tras su debilidad por la fuerza del dólar. Tal y como ha indicado el presidente norteamericano a través de un tweet, una nueva ronda de aranceles, esta vez sobre la industria del aluminio de Brasil y Argentina, ha reavivado el pesimismo en el avance comercial, dándole un pequeño empuje al precio del oro. A pesar del repunte, el precio del metal amarillo mantiene una tendencia neutra-bajista a corto plazo, respaldado por un RSI que se muestra tanteando la línea de 70, que indica que el subyacente se encuentra sobrecomprado, pero no parece consolidar una dirección clara.
El precio del petróleo da un empujón al SP 500 llevando al índice de nuevo cerca de sus máximos históricos, rozando la línea de 3160. A pesar de sufrir un retroceso a primera hora de la tarde, las empresas petroleras se mantienen al frente de la subida en el precio del índice, tras darse a entender que Arabia Saudita pedirá que se impongan más restricciones sobre la producción de petróleo, acercando de nuevo el precio del crudo a los $62 por barril.
Pero los índices americanos y europeos también han sufrido el efecto de la nueva ronda de aranceles de Donald Trump, y es que de poco ha servido el optimismo sobre los datos chinos en cuanto se ha sabido que las guerras comerciales podrían reavivarse. Tanto el SP 500 como el Dow Jones han corregido el optimismo de la mañana con perdidas a la apertura, tras publicarse los datos manufactureros del ISM. Se esperaba una lectura de 49.2, pero los datos de noviembre se han mostrado mas débiles de lo esperado, con una lectura de 48.1, reavivando las preocupaciones sobre el efecto de las guerras comerciales en la industria exportadora.