El oro desciende ante las expectativas de recorte de los tipos

Los precios del oro, considerado refugio seguro, suben este martes ante las expectativas de un recorte de los tipos de interés.
Los futuros de oro del Comex del New York Mercantile Exchange para entrega en diciembre se dejan un 0,6% hasta 1.495,85 dólares por onza troy a las 7:22 horas (CET) ya que el Barómetro de los Tipos de la Fed de Investing.com indica que hay un 69,5% de probabilidades de un recorte de un cuarto de punto cuando la Fed se reúna el 28 y el 29 de octubre, frente al 72,7% del lunes y el 78% el viernes.
El descenso de las probabilidades de un recorte de los tipos de interés ha seguido perjudicando al oro tras la liquidación, impulsándolo por debajo del nivel de respaldo clave de 1.500 dólares.
En lo que va de año, la Fed ha llevado a cabo dos recortes de tipos de un cuarto de punto, en julio y septiembre, para tratar de preservar el crecimiento récord de la economía estadounidense de esta última década.
Mientras tanto, se espera que las conversaciones comerciales sinoestadounidenses determinen el movimiento del oro a finales de esta semana, cuando las negociaciones de alto nivel entre ambas partes se reanuden este jueves.
Los últimos informes sugieren que China es cada vez más reacia a llegar a un acuerdo comercial con Estados Unidos.
La tensión comercial entre ambas partes se intensificó pocos días antes de que comenzaran las conversaciones, cuando ocho empresas tecnológicas chinas fueron incluidas el lunes en una lista negra de Estados Unidos ante las acusaciones de su implicación en violaciones de los derechos humanos contra las minorías musulmanas de la provincia de Xinjiang.
Informes anteriores habían indicado que Washington está buscando maneras de limitar los flujos de cartera de los inversores estadounidenses hacia China, incluyendo la posible eliminación de las compañías chinas de las bolsas de valores de Estados Unidos.
Los disturbios políticos de Hong Kong también han acaparado cierta atención a medida que la violencia en la ciudad se ha ido intensificando durante el fin de semana.
El gobierno de Hong Kong invocó una ley de emergencia de la época colonial para imponer una prohibición a los manifestantes que llevaran máscaras para cubrirse el rostro. Según los informes, la decisión enfureció aún más a los críticos, que destruyeron las instalaciones bancarias y tiendas minoristas propiedad de China por toda la ciudad.